En 1875, justo cuando Estados Unidos estaba entrando en su edad de oro en cuanto a industria y progreso, un líder visionario decidía generar una serie de momentos emblemáticos en la historia de la relojería - y transformar la forma en la que el mundo percibía el tiempo.

Desde la apertura de su primera tienda en Maiden Lane, Joseph Bulova presentó una innovación tras otra, marcando así el comienzo de una búsqueda que duraría toda su vida y sería su gran legado: la de elaborar relojes de calidad superior para un consumidor siempre dinámico y cambiante.

Con un inquebrantable impulso por la perfección, eficiencia y precisión, la calidad artesanal se convirtió en la base sobre la que Joseph Bulova construyó su marca. Pero lo que alimentó su progreso continuo fue un espíritu de invención persiguiendo siempre la innovación y la tecnología, dentro de la industria del reloj y más allá.

Las innovaciones de Bulova en la industria incluyeron todo, desde la pionera producción estandarizada de relojes hasta el desarrollo del primer reloj completamente electrónico, con su movimiento patentado haciéndolo el reloj más preciso del mundo del momento.

Cambiamos la cara del marketing haciendo los primeros anuncios publicitarios de radio y televisión de Estados Unidos. Hemos hecho avances en el mundo de los deportes con el primer cronómetro “final de fotografía”, e incluso transformado el transporte a través de colaboraciones con Lindbergh y en 46 misiones espaciales de la NASA.

Reiterando su dedicación desde hace mucho tiempo a la historia de innovación, la colección Precisionist se introdujo en 2010. Estilo infinitamente preciso, con un segundero de movimiento continuo. Recientemente, en 2016, la marca (literalmente) cambió la cara de la industria con la colección Curv - primer movimiento cronógrafo curvo del mundo.

Hoy en día, Bulova es impulsado por los mismos principios básicos de la artesanía, innovación y tecnología que guio a nuestro visionario fundador hace más de 140 años. Al igual que el mismo Joseph Bulova, fijamos nuestros propios estándares y creamos nuestras propias reglas - rompiendo barreras en el camino para ofrecer algo extraordinario.