Pig&Hen diseña y produce pulseras para hombre. Cada pieza está fabricada a mano con el mayor mimo y cuidado en su atelier de Ámsterdam, en auténtica cuerda náutica y cierres de acero inoxidable, una tradicional combinación de materiales que puede soportar hasta 800 kg de peso.

Vivimos la vida al límite y nos encanta hacerlo siempre con pasión. Nadamos junto a tiburones, caemos en el barro, navegamos a través de los océanos y bebemos sólo un poco, pero es lo que somos. Pero a pesar de tantas emociones, vivimos una vida como cualquiera y siempre queremos encontrar nuestro camino de vuelta a casa,estar con nuestros seres queridos.

A principios del siglo XVII, Holanda era la nación líder en navegación, emprendiendo expediciones hacia partes desconocidas del mundo, con la flota naval más grande que el mundo había visto nunca. Largos trayectos hacia el descubrimiento de nuevas tierras, no exentos de obstáculos.

Con el fin de protegerse de la mala suerte, los hombres se tatuaban un cerdo y una gallina en sus pies, creyendo que ello confería a los marineros la capacidad de sobrevivir cuando se veían obligados abandonar el barco.

Los marineros sentían que podían encontrar tierra, al igual que el cerdo y la gallina, animales que se disponían en cajas de madera para viajar, con el fin de flotar sobre el agua y que la marea les devolviera a casa.

Cada pulsera puede ser utilizada las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Dúchate con ella, surfea, escala montañas, tu pulsera no se dañará. Te invitamos a que pruebes este reto.

Mucho más que una marca de pulseras, lo suyo es una historia de trabajo y supervivencia.

Materiales aptos para trabajos de mar; fuerte y resistentes como las pieles de los navegantes. El cerdo y la gallina no son siluetas elegidas por casualidad; representan la ligereza a la par que la fuerza.